El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Recursos Humanos

¿En qué casos se puede regresar a las oficinas antes del semáforo verde?

Por: Factor Capital Humano

De acuerdo con la Secretaría del Trabajo y Fomento al Empleo (STyFE) de la Ciudad de México, para que el personal que labora en oficinas o corporativos vuelva a laborar de manera presencial mientras el semáforo covid-19 esté en naranja o amarillo se deben cumplir dos requisitos: que la actividad de la empresa sea esencial y que su asistencia sea indispensable.

Para explicar estos supuestos, el titular de la Dirección General de Trabajo y Previsión Social de la STyFE, Paul Ortiz, menciona el caso de una compañía automotriz. La industria de fabricación de transporte es considerada esencial y, por tanto, las autoridades sanitarias han permitido que sigan operando.

Además de los talleres o plantas de manufactura, “estas empresas tienen un corporativo. Pero no necesariamente todas las personas que trabajan en él requieren acudir a la oficina para desempeñar su labor”. Entonces, aunque cumplen el primer requisito, de ser actividad esencial, no el segundo. Por tanto, deberán seguir laborando desde casa.

Hace unos días, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, informó de la reapertura de algunos negocios, como los gimnasios. Pero señaló que los corporativos y otro tipo oficinas reabrirían una vez que el semáforo epidemiológico llegara al nivel más bajo de riesgo, el verde.

Agregó que habría algunas excepciones, y se refería a éstas. Indicó que también debían remitirse a la Agencia de Protección Sanitaria (APS) de la Ciudad de México. Esa instancia se encarga de brindar asesoría para la creación de los protocolos sanitarios y seguridad que eviten la propagación de la pandemia.

“Les asesoramos para que sus protocolos estén listos y sus instalaciones en condiciones para la reapertura. Pero esto sigue supeditado que el semáforo epidemiológico lo permita”, precisa en entrevista Ángel González Domínguez, titular de la APS.

Pruebas covid a 3% del personal

Las empresas deben registrar sus protocolos en el portal federal nuevanormalidad.gob.mx y en la página del gobierno capitalino: medidassanitarias.covid19.cdmx.gob.mx.

En lo que respecta a la Ciudad de México, los protocolos “se someten a la revisión del Comité Metropolitano, que evalúa los riesgos del establecimiento y los efectos que podrían tener al abrir. Y si considera que el riesgo está bajo control, se aprueban. Pero la apertura queda a reserva del semáforo”, insiste Ángel González.

Antes del registro es recomendable buscar la orientación de la APS, subraya. Hasta ahora han revisado protocolos de centros de trabajo de más de 100 diferentes giros. Han detectado que lo más difícil no sólo para construir esas guías, sino para ponerlas en operación, es la sana distancia.

“Hay una tendencia humana a naturalizar los procesos”, comenta. Por lo tanto, es necesario que en la planeación del protocolo y al ponerlo en práctica se establezca una vigilancia del personal.

Es decir, para que se les recuerde constantemente a los colaboradores no saludarse de mano ni de beso. Que un comité interno les reitere sobre “el estornudo de etiqueta, que no se hagan grupos de más de 5 personas, horarios de alimentos distribuidos”.

Otro aspecto que la agencia vigila en los protocolos es la aplicación de pruebas covid-19. Las organizaciones con una plantilla de más de 100 elementos están obligadas a realizar esos exámenes de detección “a 3% del personal cada 15 días”.

Suspensión de actividades por incumplir

El titular de la APS afirma que desde febrero han mantenido comunicación con el sector empresarial. “La colaboración ha sido destacada. Sin eso no se hubiera logrado el nivel de contención de contagios que tenemos” en la capital del país, expresa. En la Ciudad de México hay más de 8 millones de habitantes, recuerda. Y al ser parte de un área metropolitana, la movilidad es de más de 22 millones de personas.

“A pesar de ello, no estamos en la situación dramática de otras capitales de estados”, con un alto número de personas hospitalizadas o fallecidas a causa de este padecimiento. Para continuar con ese control, es necesaria la vigilancia, puntualiza Ángel González.

Paul Ortiz, titular de la Dirección General de Trabajo y Previsión Social, coincide. “La jefa de gobierno instruyó a la STyFE a vigilar que los centros de trabajo cumplan con las medidas de reapertura gradual”. Así como también al Instituto de Verificación Administrativa (Invea).

La inspección en materia de seguridad e higiene le corresponde a la Secretaría del Trabajo y Previsión Social federal. Con un grupo de 16 de un total de 30 inspectores, “estamos auxiliando a la federación en la vigilancia de estas medidas”. El resto del personal, debido a que tiene alguna comorbilidad, no puede acudir a las visitas, informa el funcionario capitalino.

La STyFE no tiene la potestad de ordenar el cierre de un centro de trabajo cuando incumple. “Pero sí podemos informar al Invea para que, dentro de sus atribuciones, pueda hacerlo”. La dependencia local actúa cuando recibe una denuncia. También lo hace así la Agencia de Protección Sanitaria, que tan sólo en junio pasado recibió más de 1,000 quejas de incumplimiento de medidas contra la covid-19.

“Acudimos, revisamos la situación de riesgo y emitimos recomendaciones precisas para que las corrijan. La primera parte de nuestro trabajo es la capitación para que se recomponga”, explica Ángel González, director general de esa dependencia.

A diferencia de la STyFE, la APS sí puede suspender las actividades de un centro de trabajo si el riesgo no se elimina. “No es la intención, sino colaborar”. Pero si no acatan las recomendaciones, eso ocurrirá, advierte.

Pronto llegará la temporada invernal y una mayor incidencia de enfermedades respiratorias. “Esto favorecerá el aumento de la tasa de casos de covid-19. No estamos en condición de bajar la guardia, sino de fortalecer las medidas”, concluye.

también te puede interesar