El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Mundo Laboral y RR.HH.

Y si estalla un conflicto en mi empresa, ¿cómo le hago?

Por: El Pulso Laboral

En muchas situaciones que surgen a diario en la empresa se pueden producir conflictos. Ya sea en una negociación con un cliente o en una confrontación entre dos miembros del equipo, los directivos deben estar preparados para actuar ante ellos de la forma más ágil posible, destaca EAE Business School. 

"Los conflictos nunca son agradables para nadie, pero, si tú eres capaz de gestionarlos adecuadamente, las ventajas de un conflicto bien resuelto son enormes", asegura. 

El centro de estudios afirma que hay sestrategias que son de gran utilidad para alcanzar ese objetivo. 

Uno de ellos es "Afrontar la situación suavemente". EAE Business School explica que esta técnica se basa en una confrontación directa de la situación en un tono diplomático.

Dice que para saber si un conflicto se ha resuelto satisfactoriamente por medio de esta estrategia, debes ser capaz de responder afirmativamente las siguientes tres preguntas:

  • ¿Ha cambiado el comportamiento de la otra persona?
  • ¿Ha quedado intacta la autoestima de la otra parte?
  • ¿Se ha conservado la relación tal como estaba o, incluso, ha mejorado? 

El segundo es "Desarmar la oposición". A veces, recuerda, es posible que la otra persona tenga algún problema legítimo contigo (por ejemplo, que hayas incumplido alguna norma).

"Si niegas la realidad y no prestas atención a esto, la otra persona se enfadará y el problema seguirá ahí. Al reconocer que tu interlocutor tiene razón, estarás en el camino de resolver la situación.

"La forma de abordar esto es sorprender a la otra parte, que esperará que tú niegues lo que tienes en tu contra. Admítelo y no des más explicaciones. Esta técnica es muy útil, pero no abuses de ella, ya que, si tu comportamiento se vuelve predecible, estarás perdiendo efectividad", resalta. 

El tercer elemento es "Gestionar la ira". EAE Business School asegura que nunca digas a una persona que no se enfade. En lugar de ello, dice, anímala a que te diga qué es lo que causa su enfado.

Recomienda cinco actitudes que se pueden adoptar ante una persona enfadada:

  • Escuchar. Es posible que tenga motivos para su enfado.
  • No discutir, aunque sea eso lo que la otra persona esté buscando.
  • Quizá su autoestima esté por los suelos, por lo que es conveniente que le ofrezcas algún cumplido cuando sea posible.
  • Averiguar la causa del enfado. Haz preguntas abiertas, no del tipo que se pueden responder con "sí/no".
  • Mostrar empatía. Emplea técnicas de escucha activa y de vez en cuando repite lo que la otra persona está diciendo.
  • Admitir los errores. Si tú estabas equivocado, no dudes en admitirlo.

Además, afirma, cuando tengas que criticar a alguien, céntrate en los comportamientos que hayas observado, no en la persona.

"Evita avergonzar o humillar a la otra persona, especialmente ante los demás. No le culpes de nada a no ser que sea imprescindible y estate seguro al 100% de que tú tienes razón. Promueve los comportamientos amables y emplea el humor ligero siempre que puedas", señala. 

 

también te puede interesar